Rutinas y cuidados para tener una piel envidiable

La piel es el órgano más visible de nuestro cuerpo y cumple funciones de vital importancia para su correcto funcionamiento, tales como proteger al organismo de agresiones externas (lesiones, bacterias y virus) y regular la temperatura corporal, entre otras cuantas no menos importantes. Además, su aspecto es de gran valor en nuestra imagen personal, ya que tener una piel bonita y saludable hace que nos sintamos mucho más cómodas con nuestra apariencia física y por tanto mejora nuestra autoestima.

Pero ¿sabes cómo cuidarla para que se vea bonita todo el tiempo y permanezca de esta manera a pesar de los años?

En ARMONÍA queremos contarte los hábitos y cuidados que debes tener para que tu piel sea la envidia de todos, tanto por su bonita apariencia, como por su salud. Presta mucha atención y toma nota de los siguientes consejos:

1. LIMPIEZA

Es importante limpiar la piel de tu rostro en la mañana y en la noche, con el fin de remover la suciedad cutánea superficial como restos de sudor, grasa, productos cosméticos, partículas de polvo y contaminación ambiental. Limpiando correctamente, le ayudas a tu piel a oxigenarse y a recibir mejor los productos que vas a aplicar para nutrirla.

Debes tener en cuenta tu tipo de piel al momento de elegir los productos y métodos de cuidado diario, puesto que si tu piel tiende a ser grasa no es muy conveniente usar limpiadores oleosos o por el contrario, si tu piel es muy seca, no vas a querer un limpiador que remueva mucha grasa; por suerte, la mayoría de los buenos productos cosméticos están diseñados según el tipo de piel (normal a grasa – normal a seca), lo único que necesitas es prestar atención a la hora de comprarlo.

2. TONIFICACIÓN

Luego de limpiar la piel, tanto en la mañana como en la noche, es importante usar un tónico, que es un preparado cosmético que complementa la limpieza y restaura el pH natural de la piel, aportando frescura y tonicidad. Los hay de diferentes clases, debes elegirlo según las necesidades específicas de tu piel.

3. NO SUBESTIMES EL CONTORNO DE OJOS

Si tienes más de 25 años no olvides incluir en tu rutina diaria de cuidado un buen contorno de ojos, este maravilloso cosmético, muy subestimado por la mayoría de personas, se encuentra específicamente diseñado para cubrir las necesidades de la piel que rodea nuestros ojos. Esta piel cuenta con unas características bastante diferentes a las del resto de la piel del cuerpo, entre otras cosas, por su grosor, lo que la hace más frágil y susceptible de arrugarse e hiperpigmentarse. En cuanto a la aplicación, debes aplicarlo dando suaves golpecitos de tecleo con los dedos anular y medio sobre la parte ósea que rodea el ojo o con un ligero deslizamiento de los dedos, sin llegar a desplazar el tejido de la piel.

4. HIDRATACIÓN PARA EL DÍA Y NUTRICIÓN PARA LA NOCHE

Estos productos, que debes comprar también teniendo en cuenta tus necesidades específicas, le ayudarán a tu piel a mantener el correcto equilibrio de hidratación. A medida que pasan los años, la piel va disminuyendo la producción de ciertas sustancias necesarias para que esta luzca luminosa, elástica y con un buen tono, por lo que se hace necesario recurrir al uso de principios activos que ayuden a suplir esas falencias y/o a estimular su producción.

En este punto, si tienes un buen producto de nutrición cutánea o estás en algún tratamiento facial, puedes aplicarlo antes de ir a la cama, según la recomendación profesional que tengas.

Adicionalmente, si cuentas con un tiempo extra y quieres consentirte, puedes regalarte un masaje facial sencillo mientras aplicas el producto elegido, esto ayudará a activar la circulación y a mejorar la absorción de lo que estés aplicando.

5. PROTECCIÓN SOLAR

No olvides JAMÁS aplicar un buen producto de protección solar durante tu rutina de día, sin importar que tu maquillaje diga contener protector solar. En porcentaje, los signos de envejecimiento se deben principalmente a la exposición solar, esto sin contar otros problemas que pueden resultar de una exposición al sol excesiva y sin cuidados.

Una vez a la semana, puedes exfoliar tu piel con algún producto cosmético o con un exfoliante natural casero, esto ayudará a tu piel a eliminar células muertas y regenerarse, lo que te hará lucir una piel mucho más luminosa, adicionalmente puedes aplicar una mascarilla luego de la exfoliación para nutrir tu piel y mejorar su aspecto.

Finalmente, y para completar los cuidados externos, es recomendable acudir una vez al mes a un centro de estética para realizarse un protocolo de limpieza facial, ya que de esta manera le ayudas a tu piel a remover impurezas que se alojan en las capas más profundas.

NOTA: Recuerda siempre incluir dentro de tu rutina el cuello y el escote, puesto que estos, al igual que el rostro requieren cuidados especiales para disminuir los procesos de envejecimiento prematuro y la aparición de arrugas.

Así como los cuidados externos, los cuidados generales a nuestra salud también influyen en gran medida en aspecto de nuestra piel, por lo que no hay que hacerlos a un lado ni descuidarlos.

6. EJERCICIO, ALIMENTACIÓN Y SUEÑO

No es un secreto para nadie que la actividad física, una buena alimentación y dormir lo suficiente para descansar y relajarnos, nos hace ver y sentir bien. Pues cuidar de estos aspectos de nuestra vida también se ve reflejado en la calidad de nuestra piel, para disminuir la ojeras por el cansancio, las imperfecciones en la piel por los excesos de una mala alimentación y poco ejercicio, y para estimular la producción de las diversas sustancias indispensables para mantener una piel bonita y saludable.

7. CUIDA TUS EMOCIONES

Tus emociones y sentimientos afectan más de lo que te imaginas, ya sea positiva o negativamente. Cuando te estresas o deprimes, todo tu organismo se altera por acción de las catecolaminas, una hormona que afecta negativamente tu sistema inmune, mientras que cuando estás tranquila y con el ánimo arriba, todo tu ser se ve radiante, un motivo más para ser feliz 😉

*Estas recomendaciones están principalmente enfocadas en la piel del rostro, en cuanto a la piel del resto del cuerpo, los cuidados son bastante similares, teniendo en cuenta las necesidades específicas de cada zona; es importante hidratar la piel de tu cuerpo y exfoliarla regularmente para remover células muertas, esto te ayudará a que se vea más luminosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *